El condicionamiento clásico

En teorías

El condicionamiento clasico

Dando continuidad a nuestras informaciones introductorias del conductismo, que fue la escuela americana más influyente, que congregó al mayor número de adeptos y perduró por un largo tiempo, el conductismo tiene un origen diverso y también ramificaciones y tendencias diversas.

En este texto nos centraremos en el Condicionamiento Clásico (donde se da el lanzamiento del conductismo) de Iván Pávlov (1849-1936), quien fue el reflexólogo más destacado.

Iván Pávlov

Se hizo famoso por sus investigaciones sobre el reflejo condicionado, donde consiguió hacer que el perro salivase por la acción de un estímulo, un ingrediente neutro (campana). Este estímulo tiene significado, para el perro, sólo después de que fue asociado, en varias ocasiones, por la presentación de la comida. El proceso fue el siguiente: al mismo tiempo que se presentaba el alimento se tocaba la campana. Con el tiempo, bastaba tocar la campana para que el perro salivase. Esto es, el estímulo (campana), desde que fue incorporado a las circunstancias que producían la respuesta, pasó a producirla, sin que el estímulo verdadero (alimento) estuviera presente. El reflejo condicionado fue el gran descubrimiento de Pavlov. Esta investigación dejó a Pavlov la oportunidad de recibir el Premio Nobel en 1904.

A la presentación de la comida se le da el nombre de Estímulo Incondicionado (EI), el sonido, Estímulo Neutro (EN) y al sonido seguido del alimento Estímulo Condicionado (EC), porque se condicionó al perro a responder de aquella manera. Con relación a las respuestas, la salivación frente al alimento Respuesta o Reflejo Incondicionado (RI) y la respuesta condicionada es la característica aprendida por el animal, Respuesta o Reflejo Condicionado (RC).

Este proceso es llamado de adquisición. También fue estudiado por Pavlov otros procesos tales como el proceso de extinción de esta característica adquirida y el proceso de recuperación inmediata, que sería la recuperación de la respuesta después de un tiempo de descanso, que resultó eficaz con un 70% de recuperación. Este procedimiento que fue descrito no fue hecho apenas ofreciendo alimento al animal, él también realizó experimentos con relación al miedo, dando carga eléctricas, rociado de agua, etcétera. Y los seres humanos también pueden (y fueron) sometidos a ese tipo de experiencias bajo situaciones controladas.

Es importante notar que el RI y la RC no son idénticas, medidas de experiencias más recientes y más precisas mostraron que existe una pequeña diferencia y la RC, en el caso de salivación, es ligeramente menor. Ese tipo de comparación en el procedimiento del miedo es más visible. Al recibir un choque el animal normalmente salta y acelera su ritmo cardíaco en un procedimiento de fuga; ya en el caso de la RC, al ver una luz o sonido que precede el choque él se encoge y disminuye el ritmo cardíaco, en un procedimiento de preparación para la fuga.

Este descubrimiento fue utilizado por el conductismo para el estudio de los procesos psíquicos y se demostró en un medio o método (condicionamiento) objetivo, valioso en el análisis del comportamiento. A través de la técnica del condicionamiento era posible estudiar el proceso de elaboración del comportamiento.

Se parte del estudio de las unidades reflejas (emoción, instinto, hábito) y de las respectivas asociaciones S-R, o conexiones, hasta llegar al todo, el comportamiento. Para alcanzar ese todo, que es el comportamiento o actividad global del organismo, el psicólogo debería atentar para tres categorías de aparatos: los órganos de los sentidos – puerta de todo el conocimiento u órganos receptores de todos los estímulos; los músculos y las glándulas – responsables por las respuestas, es decir, los órganos efectores; y, por fin, el sistema nervioso – encargado de conducir los estímulo, haciendo la conexión entre receptores y efectores. El hombre, de esa forma, se encuadraría dentro de un modelo mecanicista, sería una máquina orgánica. Por ello, todas las reacciones humanas deberían ser analizadas dentro del patrón Estímulo-Respuesta. Las reacciones que no pueden ser analizadas por procesos fisiológicos, es decir, en relación a las actividades musculares y glandulares serían irreales. El conductismo reduce las actividades humanas al acto de secretar y contraer el comportamiento a conexiones de estímulos y respuestas, formando un panel de reacciones mecánicas.

Si el conductismo defendiera una sola especie de sustancia (la materia), una sola energía (la física), una sola forma de acción (la mecánica) y un solo género de ciencia (el positivo) solo podría aceptar trabajar con métodos objetivos, adecuados a su principio. La observación resulta esencial para el estudio de los procesos. Podría ser operacionalizada con o sin instrumentos. Todo el método científico experimental, de manera general, era aceptado. Sin embargo, fue el método de estudio del reflejo condicionado que merece mayor destaque. En oposición, se debería eliminar toda la vida subjetiva, interior, denominada mente, psiquismo o consciencia y, de esta forma, también la introspección.

En síntesis, el conductismo tiene, como objeto, el estudio de la conducta humana y animal. Ese estudio comprende una acción preventiva del comportamiento que lleva a la búsqueda y elaboración de leyes que deben regular su formación y su control. Es un sistema elementista y asociacionista, pues el comportamiento o personalidad completa es constituido a partir de reacciones o unidades, a principios simples que se asocian a través del proceso de condicionamiento. La totalidad de las reacciones constituye la personalidad. El hombre, en este contexto, es una máquina orgánica evolucionada, diferenciándose de los animales apenas en el grado de complejidad.

Etiquetas:
Comentarios del articulo